Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro Ubilla
Pese a que se mantiene como líder de la clasificación, condición que podría perder hoy o este lunes, el barbón no encuentra la claridad futbolística que reclaman sus hinchas.

El cuadro de San Luis de Quillota dio el batatazo de la décimo tercera fecha del Campeonato de Ascenso al vencer al puntero Coquimbo Unido, en un partido que se resolvió con el solitario tanto del volante canario, Ariel Cáceres.

El partido, disputado anoche en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, presentaba a los dos extremos del torneo, ya que el elenco quillotano llegaba como colista y con la necesidad de salir del recinto porteño con algún positivo para abandonar esa condición ahora que es dirigido técnicamente por Francisco Bozán. Para los hombres de Héctor Tapia, en tanto, era la oportunidad de dejar atrás sus dudas (tres empates consecutivos) y dar un golpe de autoridad que les permitiera mantenerse con solidez en el primer lugar.

Si con el sólo hecho de mirar la tabla de extremos se presentaba un partido abordable para el local, en el césped del Francisco Sánchez Rumoroso, San Luis se encargó de dejar establecido que el fútbol no siempre tiene la lógica con la que se suele analizar y, producto de un gran y ordenado primer tiempo, se fue en ventaja con el tanto de Cáceres cuando se cumplía el minuto 25, al aprovechar una jugada colectiva en la que intervinieron sus hombres de mediocampo.

No fue una acción fortuita. Por el contrario, San Luis, se ordenó con una línea de 4 defensores y agrupó mucha gente en la zona media, controlando al tridente de armadores que integraban Marín, Aguilera y Salgado. Le restaron espacios a los jóvenes, permitiendo que el balón quedara en los pies de Carmona, Gatica o los zagueros Felipe y Pereyra, por lo que rara vez llegaba limpia a Paredes en ofensiva.

Un remate de Aguilera, que apareció sin marca a los 20’, fue la única gran oportunidad del barbón en el primer capítulo, bien conjurada por el portero canario.

En la segunda fracción San Luis se replegó prematuramente. El ingreso de Renato Tarifeño por Marín, le dio un aire de frescura al ataque porteño, sin embargo, la desesperación e impotencia se fue haciendo presa de los porteños, que se olvidaron de generar juego optando por el centro reiterad.

Los hombres de Bozán, apostaron sus fichas a la mínima diferencia, ya no les importó jugar en los últimos 25 metros, defendieron sin asco la ventaja, cediendo terreno y la iniciativa al local, que solo en Aguilera encontró una opción diferente al solo hecho de levantar la pelota que casi encuentra premio a los 90’ cuando Paredes quedó en posición de remate tras un pivot de Garate, sin embargo su remate dio en la base del travesaño. En acción seguida, fue Lanaro, quien se perdió el 2-0 con un cabezazo cuando Cano ya estaba vencido.

Los canarios  consiguieron su segundo triunfo en fila, que los deja en el mismo lugar (15°), pero con nueve puntos (cabe destacar que el “Almirante” está último, pero con menos partidos por su reciente ascenso), mientras que los Piratas mantienen el liderato (con 21 unidades), a la espera de lo que ocurra en la jornada h del duelo que el próximo jueves disputarán con Fernández Vial, por la revancha de los cuartos de final de Copa Chile.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X