Crédito fotografía: 
Camilo Inostroza/ campeonatochileno.cl
Luego de un gran primer tiempo, el equipo de Héctor Tapia se dejó estar en el segundo capítulo, permitiendo que el conjunto de la capital le arrebatara de las manos lo que parecía ser el tercer triunfo en fila del “Barbón”.

Coquimbo Unido y Magallanes igualaron anoche 1-1 en Valparaíso, en un encuentro correspondiente a la tercera fecha de la primera rueda del Torneo Oficial en la Primera B. Un tiempo para cada uno, con un equipo porteño que se alzó como dominador en la primera fracción y que se fue quedando sobre el final, permitiendo la remontada del elenco capitalino.

A diferencia de lo que había ocurrido en el pasado duelo con Barnechea, esta vez los hombres de Tito Tapia, aprovecharon la movilidad de sus hombres de ofensiva, más el constante apoyo desde las bandas de Jhon Salas y de Jean Beausejour, para provocar rápidas transiciones y aproximarse con peligro sobre el arco de Miguel Jiménez.

Salas y Tarifeño complicaron al zurdo Jopia, mientras que Cristóbal Marín asumió el rol en la producción de juego, bien seguido por el joven Jhon Bravo, quien, en la medida que suma minutos, se va sintiendo respaldado por sus compañeros.

Si bien cuando llegó el tanto de Leandro Garate, a los 24’, tras una buena habilitación de Cristóbal Marín, los equipos no se sacaban ventajas, Coquimbo mostró jerarquía para imponer su juego en los minutos que siguieron hasta el final del primer acto, incluso con la posibilidad de aumentar las cifras, luego que un remate del propio ariete llegado de Barnechea, diera en el vertical de Jiménez y un zurdazo de Beausejour, fue enviado al lanzamiento de esquina por el meta carabelero.

Al reiniciarse las acciones en el segundo acto, la estructura porteña se mantuvo mandando en la zona media, evitando que los atacantes albicelestes recibieran balones con ventaja. Crucial resultó el trabajo de Carlos Carmona con José Gatica para controlar al colombiano Yorman Zapata, un jugador muy habilidoso, quien no tuvo libertad para moverse.

Incluso, antes del tercer minuto de este tiempo, el zurdo Marín estrelló un remate con la base del travesaño que pudo darles mayor tranquilidad a los hombres de amarillo y negro.

Sin embargo, ese buen comienzo se fue esfumando poco a poco, ya que Magallanes se atrevió y se posicionó en la zona porteña, cerca del arco de Cano, recibiendo refresco en su mediocampo, variantes que le permitieron tener mayor profundidad sobre el final del juego hasta que Sebastián Pérez, a los 88’, consiguió la igualdad, que a esas alturas era ampliamente merecida.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X