Crédito fotografía: 
Pexels
Argumentan que los contagios en las escuelas han bajado notablemente y ahora los niños podrán llevar la mascarilla de manera opcional, aunque los centros mantendrán los protocolos contra Covid-19, incluyendo más ventilación, evaluación diaria de síntomas y la distribución de kits de prueba.

Nueva York dejará de exigir el uso de mascarillas en el sistema educativo público de Nueva York, el más grande de EE.UU., y la prueba de vacunación para acceder al interior de restaurantes, teatros u otros espacios, anunció el pasado viernes el alcalde de la ciudad, Eric Adams.

El anuncio de Adams sigue a la decisión tomada el fin de semana por la gobernadora Kathy Hochul de eliminar el uso de la mascarilla en todas las escuelas del estado, que entró en vigencia el pasado 1 de marzo, pero la decisión con respecto a la ciudad estaba en manos del Ayuntamiento.

¿Por qué Nueva York no exigirá uso de mascarilla?

El regidor argumentó que los contagios en las escuelas han bajado notablemente y ahora los niños podrán llevar la mascarilla de manera opcional, aunque los centros mantendrán los protocolos contra Covid-19, incluyendo más ventilación, evaluación diaria de síntomas y la distribución de kits de prueba.

Los niños menores de 5 años, que no son elegibles para vacunarse, tendrán que seguir llevando obligatoriamente mascarilla en entornos como guarderías, cursos preescolares para edades de 3 y 4 años, así como programas contratados por el Departamento de Educación de la ciudad.

El motivo por el que Nueva York no exigirá carnet de vacunación 

Adams agregó que Nueva York está "abierta para los negocios" al comunicar que los neoyorquinos ya no necesitarán mostrar su prueba de vacuna para tener que acceder a restaurantes, hoteles, cafeterías, gimnasios, piscinas, teatros, salas de conciertos y otros espacios interiores.

El alcalde sostuvo que el levantamiento de esa medida dará "flexibilidad" a los negocios para mantener la seguridad y "hacer que la economía vuelva a funcionar", pero advirtió que si aumentan los casos o los ingresos hospitalarios podrían volver a imponerse esas restricciones.

"Hace dos años, la ciudad de Nueva York fue el epicentro de la pandemia, pero gracias a que los neoyorquinos se vacunaron y recibieron refuerzos, hemos logrado un gran progreso", aseguró el alcalde, quien aún no ha tomado una decisión sobre el sistema de transporte público. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X