Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El diputado Evópoli podría ser una carta para disputar un cupo al Senado por la Región de Coquimbo, con la que tiene cercanía, pero si bien reconoce que se lo han mencionado, afirma que en estos momentos está preocupado de promover a su candidato presidencial, Ignacio Briones.

El diputado de Evópoli, Luciano Cruz-Coke Carvallo, de paso por la zona promoviendo la campaña presidencial de Ignacio Briones, en entrevista con diario El Día se refirió a temas de orden nacional y local. Entre ellos, la sequía, el matrimonio igualitario y de paso descartó, por ahora, ser candidato a senador por la Región de Coquimbo.



-Usted tiene harta cercanía con esta zona, ¿cree que su desarrollo se ha estancado producto de la pandemia?

“Que duda cabe cuando tienes un 12% de cesantía, cuando tienes que entre ‘ires y venires’ de la pandemia, donde muchos de los negocios han sido afectados, obviamente que se ha producido un deterioro económico natural, que se ha extendido en general en el país y creo que eso no deja fuera a Coquimbo”.



-¿Se debería impulsar desde el gobierno una carretera hídrica desde el sur del país para ayudar a mejorar la sequía?

“Esa idea anda circulando hace mucho tiempo, que era la idea de traer agua del sur por vía marítima. Nosotros hoy día perdemos el 60% de los recursos hídricos producto de los flujos naturales, tanto de las lluvias como de caudales ribereños en el mar. Pienso que debiéramos trabajar precisamente para tratar de tener un sistema que nos permita que esa agua no se pierda y poder ocuparla para los distintos usos que tiene en esta región, sobre todo en la parte agrícola”.



-¿Cuál es su opinión sobre el llamado caso Papaya Gate?

“Me parece que es algo que tiene que investigarse, evidentemente cuando uno somete procesos de licitación que deben ser transparentes y no se llevan delante de la forma debida, me parece que la ciudadanía tiene todo el derecho de apuntar con el dedo a los responsables y que se investigue, y es lo que se está haciendo”.



-Se rumorea que ya le han solicitado que sea candidato a senador por la zona, ¿qué hay de verdad en eso?

“No, hay personas que me lo han planteado, pero hoy día estoy muy concentrado primero en sacar adelante la primaria, me parece que es lo principal. Las elecciones del domingo de gobernadores son muy importante también y ese es un tema que ni siquiera estoy viendo”.



-También se rumorea que tendría una reunión clave en ese sentido, o que, por lo menos, se lo estarían pololeando, por decirlo de alguna forma...

“(Se ríe) Hay gente muy cariñosa y como le digo tengo una relación de muchos años con La Serena por distintos motivos, pero hoy día estoy concentrado en las primarias y en sacar adelante la campaña de Ignacio Briones, que es lo que me preocupa, porque este ha sido un año extremadamente electoral, usted ha visto, desde la época del plebiscito hasta el resultado de la constituyente y la megaelección del 15 y 16 de mayo. Ahora, con las primarias, todos quienes estamos en el mundo político y quienes formamos partido, que tratamos de hacer la pega territorial, porque es necesario que los dirigentes estén en el territorio, nos hemos concentrado básicamente en eso”.



-No vaya a significar un acto de desprecio hacia la zona y se traicione después siendo candidato...

“(Vuelve a reír) No, nunca, no está en mi carácter ser despreciativo”.



-¿Cómo calificaría el último año en el Parlamento?

“Difícil. Por lo menos se ha abierto una cierta luz de alguna prudencia o de alguna toma de conciencia de que el atrincheramiento de la oposición en el Congreso y, por otra parte, de La Moneda, en los proyectos propios del Ejecutivo, no conducen a ninguna parte, porque ninguno tiene mayoría. No conducen a ninguna parte, dado que si necesitamos que las ayudas lleguen a la ciudadanía, a las pequeñas y medianas empresas, lo que requerimos son acuerdos amplios, porque estos proyectos exigen reforma constitucional o de proyectos que tienen 3/5 o 4/7 y para eso necesitamos llegar a acuerdos, como está ocurriendo afortunadamente, por eso abro esa luz de esperanza, porque si me hubiese preguntado hace un año yo lo veía menos posible, debido a la proliferación de acusaciones constitucionales que se llevaron adelante y la imposibilidad de llegar a acuerdos, pero la gravedad de la pandemia ha obligado también a los actores políticos que suelen mirarse el ombligo, a tratar de llegar a acuerdos”.



-¿Cree que por la cercanía de las elecciones y por un titular fácil los parlamentarios han caído en reiteradas faltas de respeto entre ellos?

“Yo creo que en política lamentablemente sucede a veces que cada uno en vez de pensar en el bien común que debiéramos ponernos como país, se tiende a caer en la defensa de la trinchera y ahí creo que el Parlamento está muy al debe. Creo que parte del éxito que han tenido los independientes en las elecciones recientes obedece también a un cierto hartazgo o un cierto hastío que tiene la ciudadanía con el mundo político y de eso creo que tenemos que hacernos responsables quienes estamos en política, por eso es que, en el caso personal, he tratado llevar adelante aquellas políticas que me han parecido serias, y rechazar las que producen detrimento”.



-Usted ha planteado que no ha visto a nadie en este país que cumpla más reglas que las pymes. ¿Por qué cree que han recibido tan poca ayuda y han quebrado por decenas?

“Por varias razones. Primero, porque ha habido una situación sanitaria que ha impedido que esas pymes puedan generar ingresos. Dos, porque ha sucedido que en ocasiones las ayudas no han sido del todo oportunas. Por eso valoro que quienes somos de Chile Vamos, demos un paso adelante para que a esas pymes que tienen que pagar ciertas obligaciones, como cotizaciones, se les dé una ayuda que sea robusta y que este acuerdo les permita no solamente salvar las deudas que ya tienen, sino que ponerse de pie y salir adelante. Creo que es el sector que más ha sufrido”.



-Usted es uno de los parlamentarios que aplaudió el matrimonio igualitario, ¿cree que se debería extender al matrimonio igualitario religioso?

“No, yo creo mucho en la división que se crea en Chile entre Estado e Iglesia con la Constitución de 1925. Creo que en materia de decisiones personales, morales, el Estado no debiese ser un incumbente. O tú tienes un Código Civil que tenga un matrimonio que permita a dos personas unirse por la voluntad de hacerlo, se comprometan ante la sociedad para compartir una vida, o sencillamente no tienes matrimonio en el Código Civil y solo lo reservas para quienes sean religiosos”.



-¿Cree que con los nuevos gobernadores se inicia un proceso real de descentralización del país?

“Espero que sea así, pero la verdad es que la ley y todo el proceso legislativo que se ha llevado adelante con los gobernadores regionales ha sido extraordinariamente mal hecho y dificultoso. Muchas de las atribuciones todavía está en el Congreso sin ser aprobadas y se corre el peligro de que tengamos un gobernador regional que en la práctica se transforme exclusivamente en el presidente del CORE, porque tiene muy pocas atribuciones hoy así como está la ley”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X