Crédito fotografía: 
EFE
Los recién asumidos constituyentes de la región coincidieron en que había sido una semana complicada o difícil, la primera en que sesionaron, especialmente por problemas no considerados que ocurrieron.

Los recién electos constituyentes de la Región de Coquimbo, catalogaron como una semana difícil o complicada para la Convención Constituyente, en la que sesionaron por primera vez.

Según la visión de Ivanna Olivares,  “la primera semana de instalación y de trabajo en la convención fue muy difícil de sobrellevar. Fue una pésima decisión por parte del gobierno haber elegido ocupar ese espacio del edificio del excongreso nacional, que claramente no contaba con un espacio idóneo para poder recibir a 155 convencionales constituyentes, esa fue una pésima señal, una falta de compromiso, una falta de respeto y también una falta a la democracia, y a garantizar condiciones de equidad para todas las personas que viajamos desde regiones para ir a sesionar, que la mitad pudiera estar en el salón general y que los demás tuviéramos que dividirnos en los salones anexos fue bien complejo”, señaló.

Se mostró de acuerdo con la ampliación de la mesa directiva y la creación de mesas de trabajo que tienen que ver con el Covid o financiamiento.

En tanto, María Trinidad Castillo, precisó que “fue una semana con mucha complejidad al inicio, producto de situaciones que yo creo podrían haberse evitado para haberle dado mayor fluidez al proceso”.

Se mostró partidaria del documento para pedir libertad a los presos del estallido social, indicando que no todos eran delincuentes, “pero independiente de eso ya debería haberse determinado sanciones entre absuelvo o condeno, pero en un estado de derecho no puede haber personas eternamente investigadas y detenidas”, indicó.

También rechazó que no estuviese habilitado como corresponde el  excongreso nacional para que la convención funcionada bien, “porque no estaban ni siquiera las pantallas y el lunes a las tres de la tarde estaban llegando con las pantallas. Fue una semana bastante accidentada, ha sido muy difícil poder sesionar con las incomodidades”, señaló.

Roberto Vega, por su parte, calificó la semana como “de dulce y agraz, ya vimos lo que pasó el día domingo, después del espectáculo que dieron algunos convencionales constituyentes logramos el acuerdo de sentarnos a una mesa, tener una presidenta y un vicepresidente, por lo menos para darle una estructura a lo que es la convención, pero con el paso de los días, más allá de los errores del gobierno, que forzaron la salida de Encina (Francisco), creo que ya es el momento en que tenemos que asumir las responsabilidades y la mesa ha fallado en temas que son técnicos y netamente procedimientos jurídicos, más allá de lo que es la responsabilidad del Estado”.

Carlos Calvo, otro de los constituyentes,  tuvo una visión optimista, indicando que a pesar de todo lo ocurrido, estuvo bien.

“Hubo altos y bajos. Los bajos fueron  sorprendentes, increíbles, porque no teníamos la infraestructura y que habría una convención se sabía, por lo tanto, es una irresponsabilidad”. Sobre la primera declaración que se hizo dijo que él la aprobó, porque “me parece que como sociedad estamos en un punto de inflexión”.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X