Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
La P1G10 tiene la particularidad de que solo se encuentra en el fruto producido en la región, siendo un potencial componente a nivel mundial. Sus propiedades cicatrizantes, antitumorales y anticancerígenas, se han destacado en diversas publicaciones científicas.

Desde hace un par de años que investigadores locales trabajan en el estudio de las propiedades de la papaya local, fruto característico de nuestra zona que no solo aporta en la producción gastronómica, sino que también está a un paso de transformarse en un súper producto que revolucionaría la medicación contra el cáncer y otras afecciones.

En conversación con El Día, Lorena Ortega, doctora en Biología y Ecología Aplicada e investigadora a cargo del proyecto financiado por Conicyt, explicó los grandes avances que se han desarrollado en los últimos tres años, donde se descubrió la molécula P1G10, sustancia extraíble del látex de la papaya.

“La molécula solo se puede extraer de la papaya que se da en esta zona. No se puede sacar de ninguna otra parte del mundo. De esta manera hemos estado validándola en el Laboratorio en Departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de UCN a cargo del investigador principal, el doctor Claudio Coddou Álvarez, y estamos incentivando su cultivo en el territorio, porque sería la única fuente de origen”, asegura la profesional.

Esta proteína ha logrado ser patentada por quienes lideran esta investigación: el doctor Carlos Salas y el licenciado en Química y Farmacia, además de concejal de la comuna de Coquimbo, Abraham Schnaiderman, quienes han logrado este descubrimiento junto a su equipo, además de otros importantes avances en esta materia.

 

¿Cuáles son sus propiedades?

Más de 100 publicaciones científicas internacionales han comprobado los beneficios de esta peculiar sustancia, que tiene propiedades inmunológicas, antiinflamatorias, antiinfecciosas y antitumorales/antimetastásicas, esta última estudiada por los científicos locales. “Estamos investigando las propiedades anticancerígenas y los principales cánceres que hay en Chile, como lo es el ovárico, mamario y gástrico”, detalla Ortega.

Según el proyecto, “la P1G10 reduce los efectos secundarios de los tratamientos convencionales (Leipner & Saller, 2000) y se ha demostrado en pacientes con cáncer de mama, colorrectal y plasmacitoma, que la terapia enzimática sistémica complementaria a la terapia convencional, disminuye significativamente los efectos secundarios y las molestias inducidas por el tratamiento; como náuseas, trastornos gastrointestinales, fatiga, y pérdida de peso. De esa manera, ayuda a proporcionar una mejor la calidad de vida a los pacientes oncológicos (Beuth 2008)”.

 

Interés internacional

Abraham Schnaiderman, uno de los profesionales que lidera la investigación local, sostiene que con este hallazgo “tendríamos un piso científico. Con esto estamos demostrando que la proteasa (molécula P1G10) tiene propiedades fantásticas como por ejemplo en úlceras y quemaduras. Los chinos están muy interesados, porque esto sirve para radiación atómica”, enfatiza Schnaiderman.

“La extracción de esta sustancia, sería un polo de atracción por esta fruta que no se da en otra parte. Israel la ha llevado más de 20 veces para poder reproducirla, Brasil también, pero no se da”, manifiesta el investigador.

 

Extracción favorable

Además de las tantas propiedades de la P1G10, también se destaca en su modalidad de extracción, ya que no es necesario perder el fruto para lograr sus fines. “Puede seguir creciendo y hacer los cortes para sacar el látex (leche), y el fruto no se extrae, al contrario, sigue creciendo más fuerte aun con el corte y no se pierde la fruta”, asegura la doctora Ortega.

Cabe destacar que la extracción del látex, debe pasar por un proceso para poder purificar el componente. “Se debe hacer un proceso en laboratorio”, concluye.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X