Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Ali Manouchehri señala que si no hay presupuesto para costear un nuevo contrato se deberá buscar una solución sin que se corte el servicio. En tanto, desde el municipio aseguran que está todo en norma y aprobado por el Concejo Municipal.

El recientemente electo alcalde de Coquimbo, Alí Manouchehri, se mostró molesto ante un nuevo contrato para el retiro de residuos domiciliarios en la comuna y que dejaría rubricado el saliente edil, Marcelo Pereira.

Según Manouchehri, el mencionado contrato profundizaría aún más la crisis financiera de la comuna, por lo que se deberían buscar las fórmulas para encontrar una solución sin que se corte el servicio de retiro de basura.

“Tenemos que buscar la mejor solución, que mantenga la continuidad del servicio. Vamos a estudiar todas las alternativas”, dijo a diario El Día.

Consultado si temía que en el municipio se puedan estar cerrando contratos de última hora para dejarlo atado de manos, Manouchehri indicó que “a dos semanas de la elección se cerró una licitación por 8 años en el tema basura. Asimismo sé que se están modificando contratos, alzas salariales, nuevas destinaciones a funcionarios y una serie de medidas a solo días de que la actual administración termine”.

También mencionó que pedirá una auditoría externa cuando asuma, porque “los coquimbanos esperan que las cosas cambien. Realizaremos una auditoría externa para determinar la real profundidad de la crisis en que se encuentra la municipalidad”.

Sobre la eventualidad de que hubiese un grado de mala intención al firmar nuevos acuerdos por el tema del retiro de la basura de los hogares, el nuevo alcalde, precisó que “no puedo hablar de intenciones, sino de hechos. La actual gestión municipal pretende amarrar un nuevo contrato por 9.200 millones de pesos anuales por 8 años. Esto es 2.400 millones más que lo que se paga ahora, donde ya se adeudan miles de millones. Este aumento de gasto profundizará la brutal crisis financiera del municipio”, subrayó.

 

Acuerdo del concejo

Desde el municipio respondieron que el nuevo contrato fue aprobado por la mayoría de los miembros del Concejo Municipal y que para mayor transparencia fue remitido a la Contraloría para su revisión.

“El pasado 31 de marzo, el Concejo Municipal de Coquimbo, por votación mayoritaria de sus integrantes, aprobó la propuesta de la Comisión Evaluadora para adjudicar el servicio de recolección de basura domiciliaria a la empresa Demarco, por un monto mensual de $768.145.000 que comenzará a operar a partir del 01 de julio del año en curso”, señalaron en un comunicado.

En el mismo tenor, el administrador municipal; Patricio Reyes, sostuvo que estaba todo en regla desde el punto de vista técnico y legal.

El funcionario precisó que por un acuerdo que tienen con la Contraloría, remiten este tipo de contratos para que los revise y explicó los pasos que se vienen: “Si la Contraloría considera que el proceso se ajusta a derecho, lo envía nuevamente para que el alcalde, en virtud de la decisión tomada el 31 de marzo, lo adjudique mediante Decreto y firma de contrato, posterior a eso, nuevamente vuelve a Contraloría para el proceso de toma de razón”.

Asimismo, descartó algún tipo de amarre de parte de la administración saliente, sosteniendo que “aquí no hay amarre, ni proceso poco transparente, se ha cumplido con todas las etapas establecidas por la Ley y por la Contraloría”, aseguró.

Desde el municipio, además, precisaron que para dar cumplimiento a estos nuevos compromisos se había realizado una reasignación presupuestaria, la que fue presentada al Concejo Municipal en una sesión extraordinaria.

“Se presentó a los integrantes del cuerpo colegiado porteño, una modificación presupuestaria por un monto de 438 millones de pesos para reasignar recursos del ítem 2208 Servicio Generales. Ello, con el objetivo de complementar y sustentar de mayor información, la documentación enviada previamente a Contraloría para la revisión voluntaria de un proceso de licitación de estas características”.

El secretario de planificación comunal, Claudio Telias, señaló que “es una redistribución de los saldos presupuestarios existentes en el presupuesto vigente, que no afecta montos adicionales ni mayores recursos”.

De todas formas, el nuevo alcalde, Alí Manouchehri, ha señalado que una vez que asuma se fiscalizarán todas las gestiones municipales.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X