Crédito fotografía: 
Cedida
Se trata de una renovada estructura que ocupará el mismo espacio en donde hoy se emplaza el añoso edificio y contendrá oficinas comerciales y un importante número de estacionamientos en altura.

Un moderno edificio, principalmente de estacionamientos, es el que se instalaría en donde se encuentra ubicado en la actualidad el Mercado de Coquimbo, luego que el Consejo de Monumentos Nacionales, desechara la solicitud de los locatarios y del municipio porteño, de otorgarle alguna categoría de patrimonial que les permitiera permanecer en el recinto.

En lo principal, se trataría de un edificio de cuatro pisos, cuya primera planta estaría destinada a oficinas comerciales, que serían puestas a disposición de privados que decidan instalarse en el lugar.

En tanto, los tres pisos restantes se ocuparían como estacionamientos, según el proyecto que ha llevado adelante la Inmobiliaria Arenas, empresa que ha materializado otras importantes inversiones privadas en la región.

De hecho, en calle Videla, se encuentra emplazado el Edificio Arenas, con modernos departamentos, a un costado de la Mezquita.

Luego que el Consejo de Monumentos Nacionales desestimara que el actual edificio del Mercado de Coquimbo tuviese algún valor patrimonial, veredicto al que se sometieron el municipio, los locatarios del mercado y la Inmobiliaria Arenas, la empresa propietaria del recinto comenzaría a poner en marcha la construcción, una vez que el mercado esté completamente desocupado. Cabe recordar, que los locatarios deberán trasladarse a otro lugar, en un espacio que cedió en arrendamiento el Serviu a un par de cuadras de la actual ubicación, por calle Varela.

Por lo pronto, tras el litigio en los tribunales, ha comenzado el desalojo forzoso de los locatarios, con órdenes judiciales.

Fueron los propietarios de la Inmobiliaria Arenas, que en diciembre del 2020 reconocieron a este medio que el proyecto consideraba tres plantas de estacionamientos y una de oficinas comerciales.

Y si bien durante el proceso que llevó adelante el Consejo de Monumentos Nacionales, la empresa había replanteado parte de su diseño para conservar lo poco que, eventualmente pudiese, tener valor patrimonial, con el fallo favorable, incluso la estructura  podría ser demolida, para disponer allí de la nueva inversión.

De todas formas, antes de que el municipio apelara junto a los locatarios para preservar el edificio donde históricamente ha funcionado el mercado, había sido la propia municipalidad, a través de su Departamento de Obras, la que había aceptado el diseño presentado por los privados.

LA VOZ DISIDENTE

Durante todo este tiempo de litigio, solo una voz disidente se alzó y fue la del concejal Mario Burlé, quien en una primera instancia dijo que se trataba de un problema entre privados. 

También en su oportunidad puso en duda el carácter patrimonial del recinto. “Este lugar siempre ha sido de comercio. Sólo tiene un carácter de histórico porque durante algún tiempo se realizaron los concejos municipales, pero nada más”, dijo en la ocasión.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X