Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El jefe regional dijo que se siente preparado para ocupar el nuevo cargo, aunque no se adelanta a la decisión que deberá tomar el mandatario. Afirma que no tiene intenciones parlamentarias y en caso de no ser nombrado, dedicará tiempo a su familia.

El intendente de la Región de Coquimbo, Pablo Herman Herrera, en entrevista con diario El Día, reconoció que le gustaría ser delegado presidencial, aunque destacó que ese nombramiento es de responsabilidad del Presidente de la República.

Además, mencionó que si hubiese estado desde antes en el cargo, no hubiesen ocurrido hechos como el “Papaya Gate”.

-¿Cuáles son las sensaciones que le quedan al dejar el cargo de intendente?

“Cuando uno ama servir, cuando a uno le gusta el trabajo que hace, obviamente hay una sensación de nostalgia, de cierta tristeza, de dejar ciertos lazos que uno hace con funcionarios, con distintas instituciones, con fuerzas vivas en materia de proyectos vecinales. Por otra parte, yo estoy completamente de acuerdo con esta figura, con la descentralización y es también esperanzador para las regiones para que el día de mañana haya mayores decisiones frente al nivel central”.

-¿Le hubiese gustado estar los cuatro años en el cargo?

“Me hubiese gustado haber estado más tiempo, sí. La verdad es que con lo poco que estuvimos creo haber generado relaciones con distintos gremios, con los vecinos. Más encima, me tocó en un período complejo con la pandemia, donde gran parte de la gestión o del desgaste de uno va focalizado en esa área. Haber podido bajar el nivel de cesantía de un 15% a un 8,8% es parte del fruto de un trabajo coordinado que se hizo. Viendo que estábamos logrando hacer cosas, obviamente hubiese sido ideal haber tenido un poco más de tiempo para poder concretar proyectos que uno inició, que llevó al Consejo Regional y se comprometió los recursos, pero no se va a poder ver ejecutar ni desarrollar”.

-¿Podría asegurar que con usted como intendente se hubiesen evitado casos como el Papaya Gate?

“Evidentemente. De hecho, mi figura está acá precisamente porque da certeza, seguridad de que no vuelva a ocurrir un proceso así. Por otra parte, el trabajo que hice en el Ministerio de Obras Públicas, con un presupuesto dos veces más que el Gobierno Regional y la cercanía que uno hizo con la Contraloría, nos hubiese permitido evitar procesos que ocurrieron”.

-¿Aspira a ser el delegado presidencial una vez que deje su cargo de intendente?

“Esa decisión la toma el Presidente (de la República). El Presidente evaluará si el trabajo en la intendencia se ha hecho bien o se ha hecho mal, uno tendrá que esperar su decisión y aceptarla también. En ese sentido esperaré lo que diga el Presidente”.

-¿En este corto tiempo como máxima autoridad regional se habrá ganado la consideración del Presidente Sebastián Piñera como para que lo nombre?

“Yo creo que sí. ¿En qué sentido?, haber apalancado 12 mil millones (de pesos) extras del Ministerio de Obras Públicas, haber apalancado 13 mil millones de Subdere (Subsecretaría de Desarrollo Regional), haber tenido relaciones muy positivas con los ministerios y haber destrabado los proyectos de hospitales, con todo lo que sucedió, ciertamente, creo que razones existen, pero la decisión del delegado presidencial y la estrategia la tomará el Presidente”.

-¿Y se siente preparado para un cargo como este que es desconocido?

“Este cargo va a tener la chance de coordinar los distintos ministerios y es algo que llevamos haciendo desde que asumí como intendente, frente a eso la preparación está. Siempre en mi misión he priorizado la parte técnica y en ese sentido los proyectos en la zona los conozco y se manejan bastante bien, por ende, están todas las condiciones. Es decir, sí me sentiría preparado para asumir un cargo así”.

-El delegado presidencial también deberá mantener informado al Presidente de la República, ¿no cree que eso puede provocar un problema cuando la máxima autoridad será el gobernador, que es quien debería entenderse con él?

“Para ser concretos, la ley no es la mejor de todas y crea a un gobernador sin todas las facultades. Qué quiero decir con esto, la descentralización va a ser paulatina (expertos señalan que el cargo de gobernador con todas sus facultades y a plenitud demorará unos 10 años) no va a tener todas las atribuciones desde un comienzo, lo que obviamente va a exigir un buen diálogo, una coordinación entre las distintas instituciones, va a ser necesario. Porque finalmente, la relación con el nivel central, donde están los recursos, la va a tener el delegado presidencial”.

-El delegado podrá adoptar las medidas para prevenir y enfrentar situaciones de emergencia o catástrofe, así como recurrir a tribunales, en materia de seguridad, ¿no cree que puede provocar una competencia de poderes?

“Si es que se trabaja coordinadamente no tiene por qué haber una competencia, al contrario, aquí debiésemos trabajar en una coordinación de poderes, en una administración de poderes. Entendiendo que solo en materia presupuestaria la región tiene un presupuesto de aproximadamente 700 mil millones (de pesos), de los cuales al Gobierno Regional solo le corresponde 69 mil millones, lo demás le corresponde a los ministerios. Por ende, va a ser muy importante que más que una competencia de poder haya una coordinación para que los proyectos salgan, para que la ciudadanía se vea retribuida y gane en materia de calidad de vida. Lo más importante es poder coordinar bien, llevarse bien, generar conversatorios y generar un entendimiento con la futura gobernadora y el futuro delegado presidencial”.

-¿Tiene la casa lista para recibir a la nueva gobernadora?

“Estamos preparando la casa, todavía faltan algunas instalaciones que estamos realizando para que todos los puestos tengan todo lo adecuado, como los computadores, internet, etcétera. Lo importante es que se va a compartir la casa del Gobierno Regional, donde todo el segundo piso va a ser las dependencias del delegado presidencial y el primer y tercer piso serán las dependencias no solo de la nueva gobernadora, sino que también he invitado al Consejo Regional a ser parte nuevamente del edificio. La idea es que estén todas las instituciones acá para hacer más rápidas las coordinaciones y estemos en directo contacto”.

-¿ De no continuar en el nuevo cargo tiene aspiraciones parlamentarias?

“No, en caso de no continuar, uno continúa en relación con la comunidad en general. En mi caso desde el 2010 que he estado apoyando a las distintas comunidades. Y si es que no soy el delegado presidencial iré a aprovechar a mi familia, a mi señora, que en estos meses bastante de lado que han estado”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X