Crédito fotografía: 
Leonel Fritis
La crisis económica derivada de la pandemia ha agudizado la problemática de los campamentos. Desde Bienes Nacionales alertaron de la venta de terrenos fiscales y manifestaron su preocupación por la instalación de viviendas en zonas de riesgo. A esto, se suman incidentes que han preocupado a la comunidad.

Una situación que se hace recurrente en amplias zonas de la Región de Coquimbo son las tomas de terreno, las que si bien han sido parte de la historia reciente de nuestro país en las últimas décadas, sin duda han ganado mucha fuerza, propiciadas por la enorme inmigración que ha tenido lugar, a lo que se suman los numerosos efectos de la pandemia.

De esta forma, muchas personas han llegado hasta estos sitios, para vivir en condiciones menos que dignas, con precariedad en servicios tales como la luz y el agua.

Frente a esta dura realidad, las autoridades y vecinos están en acción para así confrontar una problemática que diario El Día ya ha abordado en distintos reportajes, a lo que se suma lo que sucede en la Parte Alta de Coquimbo, donde incluso se detectó a personas de “escasos escrúpulos” que instalaron viviendas en terrenos de carácter municipal y luego ofrecían su venta a un módico precio.

Pero, en la mayoría de estos casos, las personas viven en condiciones precarias, en casas ligeras y que no ofrecen las mínimas medidas de seguridad e higiene.

Sin embargo, esta es una realidad que supera el ámbito netamente social, ya que según el diagnóstico de distintas autoridades, se suman a este fenómeno la escala de hechos delictivos que se han registrado en lugares como éstos. Lamentablemente, el más reciente, le costó la vida al joven futbolista Benjamín Ossandón, de 17 años, luego de un supuesto altercado con bandas rivales de otras zonas de la conurbación en el sector de Huachalalume, y que estaría asociado -en parte - a la instalación de tomas de terreno. En el caso de estas situaciones, la seguridad aparece como un nuevo factor en perspectiva.

Frente a toda esta inmensa problemática, se han intentado coordinar acciones para recuperar terrenos fiscales, y en el caso de que las condiciones sean las adecuadas, se pueden traspasar terrenos al Serviu para que en ellos se instalen viviendas sociales.

 

Hay preocupación

La seremi de Bienes Nacionales, Giannina González afirmó en conversación con diario El Día que “las tomas, en este tiempo de pandemia, han crecido de manera exponencial a nivel nacional. Y en esta región también, pese a que nosotros sólo tenemos el 1% de la propiedad fiscal, hemos visto disminuido el patrimonio del fisco de manera importante en las tres provincias, pero principalmente en la de Elqui”.

Especialmente, los sectores involucrados son La Varilla en La Serena, en el sector de Las Cardas, Huachalalume y en comunas como Andacollo, donde según la seremi “también se están vendiendo terrenos fiscales, como sucede en la mayoría de las tomas”.

En esa línea, la autoridad reconoció que existen las llamadas “zonas de sacrificio, que son bien difíciles de recuperar, como ocurre con el sector de La Varilla. Yo trabajé en el primer gobierno del Presidente Piñera en el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, donde regularizamos los sectores de la Varilla 1 y la Varilla 2, con arriendo y ventas directas. Cuando yo asumí como seremi, me encontré con que este sector era prácticamente una segunda ciudad. Por tanto, era difícil de abordar, y con la pandemia mucho más aún, porque muchas personas efectivamente han quedado sin trabajo y no han tenido más remedio que irse a vivir a una toma”, admitió la seremi Giannina González.

Precisamente, una gran complicación pasa por el tema humanitario, ya que “en el actual estado de excepción, estamos imposibilitados de realizar desalojos donde haya una familia que esté habitando un inmueble”, acotó.

Por ejemplo, en el caso del sector de Las Cardas, González aseguró que “restituí propiedad donde recién estaban cercando las personas. Los desalojos sólo pueden ser ordenados por el gobernador”, subrayó la seremi, quien recordó que se está en plena gestión para traspasar al Serviu algunos de los terrenos aledaños a la toma en Huachalalume para que el comité Valle La Luna pueda ahí contar con proyectos habitacionales. Llevamos más de dos años trabajando en esto. Nosotros hicimos un estudio de título, y nos dimos cuenta que este sector era parte de un litigio entre el fisco y un privado, lo que se está resolviendo”, afirmó.

Respecto de sectores donde han podido desarrollarse con mayor éxito los planes y así avanzar hacia edificaciones dignas, que entreguen más certezas a la comunidad, la seremi de Bienes Nacionales indicó que “en el sector de Las Compañías hemos transferido al Serviu 13 hectáreas, donde se van a construir más de 700 viviendas. En la actualidad, no hay tomas en ese sector. Además, recordemos que entregamos los terrenos para dos proyectos que están en plena construcción: Oriente 1 y Oriente 2. Similar es la situación que se ha vivido en Sotaquí”.

Cabe destacar que el ministro de Bienes Nacionales, Julio Isamit, estará presente en la región hoy y mañana por variadas actividades.

 

Un problema social en escalada

El deceso de Benjamín Ossandón, el joven futbolista de 17 años, reabrió una nueva arista de inseguridad en torno a las tomas de terreno, específicamente en el sector de Huachalalume. Su propia familia señaló que “en los últimos años han llegado personas que no son del barrio. Aquí hay pura delincuencia y todos los días hay balaceras”, dijo Daniza Araya, madre del adolescente.

Pero también esto ha sido refrendado por otros vecinos. Mario Salas, presidente de la Junta de Vecinos de este sector, señaló a El Día que “desde que empezó a llegar gente a la toma, sabíamos que no iba a haber un buen comportamiento. Llegaron personas de Coquimbo, de Tierras Blancas, hasta que prácticamente todos los sábados escuchábamos los enfrentamientos a balazos. Tuvimos reuniones anteriores con la Gobernación de Elqui, tanto con Daniela Norambuena como con Marcelo Gutiérrez, pero lamentablemente con la situación de la pandemia, ellos estaban atados de manos. La idea es sacarlos a todos, porque estamos frente a la crónica de una muerte anunciada”, argumentó.

 

¿Cuál es el trabajo policial?

Los hechos ocurridos en Huachalalume también llaman la atención de Carabineros y ponen en el tapete la forma de enfrentar las tomas de terreno. Al respecto, el mayor Rodrigo Von Stillfried, comisario de la Primera Comisaría de La Serena, aseguró que “el trabajo policial que se desarrolla en sectores con estas características se aborda principalmente en dos ámbitos: la vulnerabilidad social y los riesgos en materia de seguridad propiamente tal. En ese sentido, trabajamos a través de nuestra Oficina de Integración Comunitaria, que cuenta con carabineros especialmente formados para monitorear y canalizar necesidades de aquellas personas en situación de riesgo, y mediante nuestros carabineros territoriales, cuya presencia se establece de acuerdo a distintos antecedentes, como la cantidad de denuncias y los análisis del Plan Cuadrante en términos de seguridad. En ese sentido, establecemos patrullajes preventivos tanto en el sector de la misma toma como en zonas colindantes”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X