• La familia del joven acude al lugar permanentemente para mantenerlo hermoseado (Andrea Cantillanes)
  • Constantemente están plantando árboles y pintando, luego que en oportunidades vándalos lo han dañado (Andrea Cantillanes)
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El domingo se cumplieron tres años desde la partida del joven Diego Fernández, quien padeció una muerte súbita durante una clase de educación física en el Parque Coll de La Serena. Tras el lamentable suceso, sus cercanos levantaron un memorial en el lugar, el cual se esfuerzan por cuidar pese a que a veces deben lidiar con actos de vandalismo.

El pasado domingo fue un día especial para la familia Fernández-Villalobos. Se cumplieron tres años desde la partida del menor de los hijos y único varón, Diego Fernández, quien falleció un siete de abril del 2016, producto de una muerte súbita durante una clase de educación física.

Su muerte conmocionó a la región. El joven tenía 16 años y cursaba segundo año medio en el colegio Gerónimo Rendic, de La Serena y nada hacía prever que su vida terminaría de esa manera. De hecho, era un gran deportista y no es común que a esta edad los adolescentes presenten fallas cardiacas.

Fue mucho lo que se dijo, y lo que se escribió en su minuto, y el tema abrió el debate acerca de si era necesario que los colegios exigieran exámenes médicos que acreditaran la condición de salud de los estudiantes antes de someterlos a exigencias físicas. Sin embargo, según aclararon los especialistas en aquella oportunidad y según enfatiza la familia una vez más “la muerte súbita no es algo que se pueda prevenir. Mi hijo era un niño totalmente sano, y deportista y no hay explicación para lo que pasó”, relata la madre del joven, Dinka Villalobos.

El recuerdo eterno de Diego

Pese a lo difícil de los últimos años han podido sobrellevar de mejor manera el dolor, gracias al apoyo que han tenido del colegio Gerónimo Rendic y de mucha gente que quería a Diego. “Con lo que pasó nos pudimos dar cuenta de lo querido que era nuestro hijo”, cuenta la madre.

Pero, por sobre todo, Dinka relata que el haber hecho un memorial en el parque Coll en su honor, el cual visitan en familia, todos los sábados, les ha servido para sentir que Diego aún sigue acompañándolos. “Queríamos hacerle este homenaje a nuestro hijo. A él no le gustaban las animitas ni esas cosas, de manera que hacer estas pequeñas escaleras, pintar las cascadas de piedras blancas y plantar arbolitos, ha sido el mejor regalo para él y para nosotros”, asevera.

“Queríamos hacerle este homenaje a nuestro hijo. A él no le gustaban las animitas ni esas cosas, de manera que hacer estas pequeñas escaleras, pintar las cascadas de piedras blancas y plantar arbolitos, ha sido el mejor regalo para él y para nosotros”, Dinka Villalobos, madre de Diego.

Llamado a cuidad el lugar

El memorial fue construido por la familia, junto a los amigos y apoderados del colegio de Diego, en el mismo lugar donde el joven cayó producto de una falla cardiaca hace tres años. Lo han logrado mantener, sin embargo, también han tenido problemas debido a la inseguridad que existe en el Parque Coll, y al vandalismo.

En más de una oportunidad, les han robado los árboles que han plantado, han utilizado el lugar que es prácticamente una pequeña plazoleta para beber alcohol y lo han dañado. “Lo que pasa es que el parque es muy grande y hay poca vigilancia, pero el municipio hace los esfuerzos. Lo que pasa es que no siempre se puede. Yo llamaría más a la gente para que respete el lugar que es sagrado para nosotros”, indicó Dinka Villalobos.

Eso sí, admite que de un tiempo a esta parte la seguridad habría ido mejorando, lo cual agradece en nombre de todas su familia. 4602i

Diego Fernández tenía 16 años y era amante del deporte, particularmente del fútbol y era hincha de la Universidad de Chile. 

Municipio ha colaborado

La madre de Diego agradece la colaboración que han tenido desde el Municipio de La Serena en términos de darles acceso a agua para poder hacer la mantención de lugar y mantenerlo “siempre bellos como a Diego le gustaría”.

Asegura que muchas veces les han roto la cañería, pero desde la casa edilicia se han asegurado de repararla oportunamente. “La señora del alcalde ha sido fundamental en esto, por eso quiero agradecerle. A ella y a toda la gente que no ha olvidado a Diego y ha estado con nosotros durante estos tres años”, dice Dinka.

¿Qué es la muerte súbita?

La muerte súbita es la aparición repentina e inesperada de un paro cardiaco en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado. Si no recibe atención inmediata, la consecuencia es el fallecimiento al cabo de unos minutos.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X