Crédito fotografía: 
El Día
En conversación con El Día, el edil propone conformar una Mesa del Agua con diversos actores para enfrentar la compleja situación de escasez hídrica en la zona.

La sequía está golpeando fuertemente al país y especialmente a la Región de Coquimbo desde hace más de una década. Los estragos del cambio climático, que ha traído como consecuencia la disminución de las precipitaciones, están cada vez más patentes.

Los ríos registran menos caudal y los embalses están en su nivel más mínimo. Los pequeños agricultores y crianceros sufren las consecuencias, viendo como se secan sus cultivos y mueren sus animales.

El agua para consumo humano también se ha visto limitada y los camiones aljibe han resultado esenciales para complementar los requerimientos de los comités de Agua Potable Rural (APR) de diferentes zonas de la región.

Es en este contexto, que nace la idea de impulsar una “Mesa del Agua”, instancia que pretende agrupar tanto a los alcaldes de la zona como a autoridades, agricultores y personas relacionadas con los recursos hídricos, para plantear soluciones a mediano y largo plazo que ayuden a paliar los efectos de la sequía.

Diario El Día conversó con Rafael Vera, alcalde de Vicuña y presidente de la Asociación de Municipalidades de la Región de Coquimbo, quien levanta esta iniciativa.

-¿De qué se trata esta propuesta y cuál es el objetivo principal?

“Queremos convocar a todos los actores a participar en una Mesa del Agua en la cual se discuta, pero también se generen acciones que no se han realizado hasta la fecha. Hoy día valoramos las medidas que se están tomando, pero creemos que son absolutamente insuficientes. Hoy día hay que buscar soluciones de mediano y largo plazo, ya que aquí hay que resolver el problema de fondo”.

-¿Qué tipo de acciones cree que hacen falta?

“Por ejemplo, construir nuevos embalses y desaladoras, porque no tenemos hoy día en la región, solamente compromisos, de 6 u 8 años atrás que efectivamente están avanzando, pero ni las autoridades comunales, ni los vecinos logran percibir ese avance. Por ende, existe un gran malestar de la comunidad. Se ve que aquellos que tienen los recursos económicos pueden regar sus predios, habitualmente mediante pozos profundos, que sacan agua desde nuestras napas subterráneas, sin embargo, el común de las personas no tiene para regar su huerto y en algunos casos, en algunos pueblos, los pozos no están dando abasto.

La verdad es que es un tema bastante más grave y de repente indigna de que no se tome con la profundidad que se merece”.

-¿Quiénes se han mostrado interesados en participar de esta instancia?

“Los alcaldes se han mostrado interesados, pero nosotros queremos que también participe la gobernadora (Krist Naranjo) y el delegado presidencial (Pablo Herman). De hecho, nosotros pedimos una reunión con el ministro del Interior (Rodrigo Delgado), lamentablemente, él nos indicó que por el momento no nos recibiría pero que conversáramos con el delegado, quien nos dio una reunión el próximo viernes. También creemos que en esta mesa tiene que estar incorporado el mundo campesino, los dirigentes rurales y las empresas agrícolas, para que además de darnos sus ideas, escuchen el malestar, el abuso en algunos casos, de donde se está sacando agua de napas subterráneas”.

-¿Qué es lo que espera de esa reunión?

“La esperanza que yo tengo es que después de conversar con el delegado y plantearle la profundidad del tema, él mismo nos acompañe y nos podamos reunir con el ministro del Interior para decirle que se está conformando esta mesa del agua. Plantearle que estamos muy preocupados porque no vemos soluciones de mediano y largo plazo, solamente soluciones de corto plazo”.

-¿Qué soluciones plantea?

“Proponemos gestionar un programa de comunicaciones que permita entender y aplicar una gestión integrada en la cuenca, también crear información transparente de que es lo que está ocurriendo en los balances hídricos, tanto a nivel superficial como subterráneo. Sentimos que la DGA no tiene información y que hay que hacer un trabajo para tener esos antecedentes y poder enfrentar el tema teniendo una radiografía clara. La planta desaladora, la generación de pequeños tranques y tecnificar el riego. Tengo la confianza que el delegado podrá ser parte de la solución y podrá ser socio de estos alcaldes que vemos como vamos perdiendo los pulmones verdes al interior de nuestras comunas. Lo peor es que presagiamos que el día de mañana no vamos a tener agua para darles a nuestros propios vecinos, Yo creo que ya es demasiado tarde, que los tiempos se agotaron, pero si no partimos en algún minuto esto va a ser cada día más dramático. Yo espero que el delegado se sensibilice y hable con el ministro del Interior y le diga que es importante reunirnos y poder materializar algunas ideas.

La pelota la tienen las autoridades, nosotros no tenemos la facultad para hacerlo. La institucionalidad del agua tiene que cambiar, el código de aguas tiene que modificarse, si esas cosas no avanzan tenemos cero posibilidad de lograr los objetivos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X