Crédito fotografía: 
Cedida
La máxima autoridad de la policía civil en la Región de Coquimbo asumió su cargo en un contexto difícil, marcado por la pandemia, que ha traído nuevas responsabilidades a los detectives. Enfrenta este desafío con profesionalismo y destaca el trabajo coordinado con otras entidades en los esfuerzos por garantizar ciudades más seguras.

Con más de 30 años de servicio, el prefecto inspector Ricardo Gatica, ha asumido diversas labores en la Policía de Investigaciones (PDI),

Ha liderado la Brigada Investigadora contra el Crimen Organizado y la Brigada Antinarcóticos en la Región Metropolitana. También fue instructor en la Escuela de la PDI, se desempeñó como Agregado Policial en México, y en Iquique estuvo a cargo de la Unidad de Coordinación de la Macro Zona Norte.

En diciembre del 2019 le tocó asumir  el cargo de jefe de la Región Policial de Coquimbo, debiendo enfrentar nuevas responsabilidades, a las que se sumó la llegada de la pandemia. Ahora, tendrá nuevos desafíos que enfrentar en su carrera, puesto que con su ascenso a prefecto inspector pasó a formar parte del Alto Mando de la Policía de Investigaciones.



-¿Qué significa para usted este nuevo desafío?

“Recibir la nominación de nuestro Director General a formar parte del Alto Mando es una satisfacción enorme, pero también implica un desafío, porque implica participar de las decisiones estratégicas que tiene que asumir Policía de Investigaciones, así que es alegría, satisfacción, pero también un desafío y responsabilidad enorme”.



-¿Qué balance realiza de su gestión en la región desde su llegada a finales del año 2019?

“Para mí es un balance positivo porque no me había correspondido trabajar en una región, había trabajado la mayor parte de mi carrera en Santiago y otras jefaturas y especialidades, pero conocer la realidad de la criminalidad de una región es súper positivo, porque se ve el punto de vista de cada uno de los delitos que les afecta. He podido aportar desde mi experiencia en las especialidades que he trabajado, a poder diseñar estrategias, planificar para colaborar en las investigaciones de cada una de las especialidades o de los delitos que afectan a la región. 

Hay que tomar en consideración que estos años que me han tocado, para bien o mal, no han sido años normales, puesto que estamos en contexto de pandemia, por lo que además de nuestra tarea esencial de la investigación criminal de los delitos, hemos tenido que desdoblarnos y cooperar con el tema de la fiscalización para lo que tiene que ver el cuidado de la salud de los habitantes de la región”.



-¿Cómo fue ese proceso de adaptación a esta nueva realidad que debió asumir junto al cargo de Jefe Regional?

“Nosotros en Estado de Excepción estamos bajo la autoridad del Jefe de la Defensa Nacional, y por su puesto como institución tenemos que participar en todos los servicios y lo que nos pueda solicitar el Jefe de la Defensa Nacional, por lo que fue un desafío mayor, pero como detectives estamos preparados para los nuevos escenarios que se nos van presentando, porque la característica de la criminalidad que nosotros combatimos es de movilidad, de cambios, por lo que lo hemos podido enfrentar bien”.



-¿Cuáles son los desafíos en la región que se ha planteado a corto, mediano y largo plazo?

“En el trabajo día a día es seguir cooperando en la investigación de los delitos según la dirección del Ministerio Público como lo dice la ley, pero a su vez ir proyectando los fenómenos delictuales que se están dando en la región y aquí tiene que ver, especialmente lor relacionado al narcotráfico, porque entendemos y hemos levantado la información que este tema pandémico ha ido colaborando a que exista mayor cantidad procedimientos, sobre todo de plantación de cannabis sativa en el sector pre-cordillerano de la región. 

Entonces, hemos tenido que planificando y proyectando el próximo escenario que se nos viene porque ha ido en aumento el tema de las incautaciones y las investigaciones de plantaciones de cannabis, lo que conlleva también varios delitos violentos asociados”.



-Además del narcotráfico, hemos visto homicidios y hechos violentos en la región ¿Cómo están trabajando para devolver la sensación de seguridad a la población?

“Hay una preocupación por el aumento de incautación de droga. Nosotros tenemos que ingeniar y diseñar estrategias que nos permitan completar una investigación en forma positiva de cada uno de esos delitos, es decir, tenemos que crear los equipos de trabajo, aumentar quizás las horas de trabajo, la dedicación y si tenemos que pedir cooperación a equipos especializados de otras regiones, lo vamos a hacer. 

Nuestra estrategia es no dejar ningún delito en la impunidad, investigarlos a fondo y poner los antecedentes a disposición de la Fiscalía para que a través de los Tribunales de Justicia puedan encontrarse los culpables”.



-Con la llegada de la pandemia ha habido un aumento de los delitos cibernéticos ¿Cómo se ha desarrollado este fenómeno en la región?

“Siempre la criminalidad cambia, muta y va buscando oportunidades y esto claramente en contexto de pandemia genera un mayor riesgo. Efectivamente se ha notado que hay un mayor uso de estos elementos por los delincuentes, pero nosotros hemos complementado los equipos investigativos que apuntan a este tipo de delitos, hemos recibido poyo de equipos de Cibercrimen, hemos hecho campañas para ayudar a la gente a prevenir y cuidarse de que puedan vulnerar sus cuentas o información que puedan utilizar. 

Estamos conscientes de eso y tenemos que ir nosotros analizando cada cierto tiempo cuál es la movilidad del delito, qué es lo que los delincuentes están tratando de usar y hemos estado diseñando las estrategias de trabajo”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X