Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El precandidato presidencial de RN, fue crítico respecto a algunas medidas adoptadas por el Ejecutivo, argumentando que se tomaban desde un punto de vista económico. En este sentido, considera que falta entender lo que está pasando en Chile, palpar las necesidades y carencias de la población.

En su paso por la Región de Coquimbo, el precandidato presidencial, Mario Desbordes Jiménez, conversó con El Día sobre su programa para el país, deslizando los cambios, que a su juicio, deberían realizarse, especialmente en materia previsional y apoyo a la clase media.

También tuvo palabras para analizar el escenario político, en medio de históricas elecciones, y a las frecuentes descalificaciones entre sus actores.

-¿Por qué iniciar una carrera presidencial, sintió que no lo estaba haciendo bien como ministro?

“No, al revés. Creo que lo hice bien como ministro y eso lo dicen las mismas Fuerzas Armadas, con las que trabajé estrechamente, pero también nos convencimos en Renovación Nacional de que hay que hacer una primaria muy fuerte si es que queremos tener posibilidades de ganar la presidencial en noviembre. Para eso es importante que cada partido ponga la carta más fuerte que tenga y que logremos una primaria competitiva, respetuosa entre nosotros y que deje al que gane, que espero ser yo, con una opción real de ganar en noviembre”.

-Usted debe tener el convencimiento de que será Presidente, pero las encuestas no lo muestran entre las tres primeras opciones...

“La CADEM, la misma que pronosticó que íbamos a ganar la constituyente y que no le apuntó ni por las tapas, pero si uno ve la CEP, estamos empatados Lavín (Joaquín), Sichel (Sebastián) y yo. Todo el mundo dice que es la más certera de todas. En general yo prefiero no complicarme con las encuestas ni ilusionarme. Si la encuesta es buena, es un dato. Si la encuesta es mala, es un dato, hay que seguir trabajando igual, pero lo más importante es que en la calle siento algo muy distinto a lo que dice esa encuesta CADEM, en la calle la recepción de la gente es extraordinariamente buena”.

-¿Cuáles son los cambios fundamentales que propone para el país?

“Varios. En primer lugar, la nueva constitución no va a estar antes de un año y medio y no va a resolver los problemas fundamentales que nos demandó la ciudadanía en octubre de 2019. Por eso, el nuevo gobierno va a tener que acometer de inmediato la reforma previsional y en eso hemos estado trabajando codo a codo con el diputado Francisco Eguiguren para avanzar en una reforma constituyendo un sistema mixto de pensiones. La reforma a la salud con un plan universal de salud, donde todos los chilenos tengamos garantizados un plan básico, idéntico, de buena calidad, que permita una buena cobertura. El fin al CAE, al endeudamiento estudiantil. El Plan Nacional del Agua, el más completo para enfrentar la crisis hídrica, es una emergencia nacional y tenemos que invertir fuerte en eso. En temas medioambientales hay muchas propuestas concretas”.

-¿En su propuesta cómo está considerada la clase media que por años ha reclamado que no tiene beneficios?

“El más beneficiado del Plan Universal de Salud es la clase media y los sectores más desposeídos. ¿Qué proponemos nosotros?, que el 7% mío, que soy abogado, que tengo un buen ingreso, va a un fondo solidario. El 7% de una persona que gana el sueldo mínimo va a ese mismo fondo solidario. Más un gasto estatal que hoy día ya se está haciendo, permiten que mi plan de salud sea igual al de la persona que gana el mínimo garantizado. Eso es lo que tenemos que hacer, emparejar hacia arriba. Yo pago mucho adicional y eso lo puedo seguir haciendo”.

-¿Es responsabilidad de la derecha que la izquierda haya crecido?

“No, la izquierda hizo un trabajo en la base social importante y eso es algo que nosotros tenemos como déficit. La izquierda se ha preocupado de las organizaciones sociales de base y, además, se ha adueñado de causas que son importantes, como el Plan Nacional del Agua que estoy presentando, donde mucha gente cree que solo está preocupada la izquierda. El feminismo, que para nosotros en términos positivos es buscar igualdad de derechos, de oportunidades, cancha pareja entre hombres y mujeres, es otra causa donde la izquierda ha instalado una bandera y la derecha hemos estado en silencio o a la cola”.

¿Y es responsabilidad del gobierno que los parlamentarios oficialistas estén divididos frente a las políticas del Presidente?

“Es responsabilidad del gobierno fundamentalmente, ha habido una tecnocracia, un economicismo, lo que significa que todo lo explican en la economía. Nosotros tenemos que entender lo que está pasando en Chile más allá de la simple economía. Las necesidades. Las carencias de la gente, las carencias que hemos visto desnudas ahora en la pandemia nos muestran que la sola mirada económica no basta. En este gobierno se han cometido errores garrafales que han desprestigiado a la derecha completa. Yo no me siento identificado con esa visión, en Renovación Nacional estamos impulsando una derecha social, con arraigo en la clase media, en sectores populares, que es capaz de interpretar a la gente, pero lamentablemente ha habido una pelea constante con otros grupos que son economicistas”.

-En estos errores se dice que el Presidente no escucha a nadie, ¿es tan así?

“No es que no escuche a nadie, pero se rodea de personas que le dicen lo que él quiere escuchar, que están de acuerdo con él o le refuerzan lo que él quiere escuchar. Ese es el rol, de Cristián Larroulet, no es que Larroulet mande, el que manda es el Presidente, pero le dice al Presidente justo lo que él quiere escuchar. Entonces, cuesta encontrar gente que le diga algo distinto, que le contradiga y eso es muy malo en un gobierno. Pero yo espero que terminemos este gobierno con un buen balance en materia de salud, en combate al Covid y con un fuerte reimpulso a la economía y al desempleo, esas son algunas de las cosas que este gobierno va a dejar cuando termine el período”.

-Usted es candidato a presidente de su partido y compite con Francisco Chauán, quien insinuó que de ganar su lista podría repensarse el candidato presidencial...

“Me escribió después, que eso no lo dijo, que fue tergiversado. Tengo el apoyo abrumadoramente mayoritario a mi candidatura presidencial de Renovación Nacional. Además tengo el apoyo del PRI y, lo más importante, de mucha gente independiente”.

-¿Usted quiere ser presidente de su partido o Presidente de la República, porque los cargos no son compatibles?

“Cuando sea Presidente de la República el 11 de marzo de 2022, por supuesto que voy a renunciar a la presidencia de Renovación Nacional”.

-¿Y de qué vale que se postule entonces a dirigir su partido?

“Porque necesitamos tener un partido ordenado, necesitamos avanzar en la construcción de una centroderecha moderna, recuperar la ética que tenía Chile Vamos, pero, además, le voy a dar un argumento bastante más sencillo, la lista de Francisco Chahuán está integrada por personas que si llegan a ganar van a hacer lo imposible por torpedear mi candidatura, así que no me quedaba otra alternativa que competir. Habría sido mucho más cómodo para mí que el candidato hubiese sido Cristián Monckeberg, pero él decidió concentrarse en la constituyente y me vi obligado a postular, porque gente como el diputado Diego Schalper, que llegó hace dos años a Renovación Nacional desde la UDI, si es secretario general del partido, me va a torpedear la candidatura. Los partidos organizados, bien estructurados son fundamentales para lo que viene”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X