Crédito fotografía: 
El Día
El presidente regional de la colectividad, Patricio Solís, y el diputado Matías Walker, coinciden en que tanto el alcalde de Coquimbo como su jefe de gabinete deben ser sometidos a la investigación de los estamentos del partido.

Patricio Solís es presidente regional de la Democracia Cristiana y funcionario de la municipalidad de Coquimbo desde el año 2014.

Aseguró que los antecedentes revelados por Contraloría General de la República sobre las irregularidades en la administración de Marcelo Pereira ya están en manos del máximo tribunal de la colectividad, entidad que deberá tomar una decisión. De todas formas, aclara que el informe habla de faltas administrativas, no de delitos.

-¿Desde cuándo usted tenía antecedentes de lo que estaba ocurriendo en Coquimbo?

“Nosotros tomamos conocimiento con el informe de Contraloría, donde se constataron faltas administrativas y establecieron ciertas directrices para solucionarlas”.

-¿Por qué recién ahora se toman medidas como pasar a Marcelo Pereira y a Juan Carlos Rojas al Tribunal Supremo?

“Esta fue una decisión que se tomó hace un tiempo atrás, una vez que tomamos conocimiento del informe final y pudimos discutir el tema. No es que uno pase a las personas al Tribunal Supremo, sino que uno lo pone en conocimiento de la situación con el objeto de que ellos determinen si es que existe alguna infracción al estatuto del partido. Lo que sucede es que a raíz del reportaje de Canal 13 se revivió todo el tema. Pero el mismo alcalde, Marcelo Pereira solicitó la suspensión de su militancia mientras dure la investigación”.

-¿Se sentía complicado, porque usted tiene nexos laborales también con el municipio?

“No, porque son temas distintos, son áreas laborales y personales distintos. Cuando yo asumí la presidencia regional del partido ya era funcionario de la municipalidad, llevaba varios años, y lo asumo con la responsabilidad que tiene y haciendo las diferencias que corresponden, tomando con responsabilidad cada una de las áreas que uno desarrolla en la vida, no veo que haya ningún conflicto”.

-¿Cuánto daño le ha hecho a la DC este comportamiento en la administración municipal de Coquimbo?

“Lo primero, que estas cosas se aclaren lo antes posible, sin mezclar las responsabilidades que son personales. El daño de la imagen de la Democracia Cristiana está vinculado principalmente a la derrota que tuvimos en las elecciones, no solo en la alcaldía, sino que a todas las elecciones que tuvimos ahí. Obviamente el golpe y el rechazo que tuvimos de parte de la ciudadanía fue muy alto. En lo político electoral fue muy fuerte, nos ha llevado a perder el municipio y los concejales que teníamos y las demás elecciones que se llevaron a cabo”.

-¿Estos dos militantes (Rojas y Pereira) podrían ser expulsados de la colectividad?

“Eso va a depender del mérito que tengan los antecedentes. Nosotros como directiva no tenemos facultades de suspender ni de expulsar a nadie, eso lo ve el Tribunal Supremo del partido o los tribunales de disciplina cuando corresponda, y son los que en el mérito de los antecedentes que tengan a la vista podrán tomar alguna decisión. Entonces, hacer un prejuicio de eso o poder señalar cuál va a ser el resultado me parece que sería impropio y totalmente fuera del cargo que yo ocupo en estos momentos en el partido”.

-Entiendo que lo decide el tribunal del partido, ¿pero por la experiencia que usted tiene, hechos como estos ameritan expulsión?

“Hasta el día de hoy no se han levantado cargos respecto de ninguna de las dos personas que usted me señala. Yo sí sé, que el alcalde solicitó que se suspendiera su militancia mientras se investiga”.

 

Matías Walker, diputado de la República, plantea que los hechos denunciados por Contraloría, significaron un alto costo político para el partido.

-¿Desde cuándo usted tenía antecedentes de lo que estaba ocurriendo en Coquimbo?

“Lo que sale en el reportaje de Canal 13 no es nada nuevo, es básicamente lo que se había señalado en el informe de Contraloría y que ya había sido informado por diversos medios regionales, entre ellos diario El Día, que daban cuenta de irregularidades en horas extraordinarias, dobles contratos que no aparecían justificados, la deuda municipal, por lo tanto, son hechos públicos de los que se tenía conocimiento desde que se dio a conocer el informe de Contraloría”.

-¿Cómo diputado recibió alguna denuncia sobre lo que estaba ocurriendo en el municipio de Coquimbo?

“No, yo antes del informe de la Contraloría no he recibido ninguna denuncia formal de irregularidades. Sí había recibido inquietudes de la concejala Rosetta Paris en relación a una posible licitación de la basura que se estaba evaluando por parte del municipio y ella había expresado su inquietud en una sesión de concejo, porque era muy ambiciosa desde el punto de vista de los servicios requeridos, pero era muy cara y ella planteó que no estaba en condiciones el municipio, debido a la prórroga que el gobierno le dio a los pagos de la licitación del casino y la situación financiera no hacía aconsejable una licitación en esos términos. Me tocó conversarlo con el alcalde a mediados del año pasado y finalmente se dejó sin efecto esa licitación”.

-¿Si ya se conocían antecedentes, por qué piensa que se demoraron tanto en tomar acciones en la Democracia Cristiana?

“Porque el informe de Contraloría, que fue un hecho público y que ustedes mismos lo consignaron, no daba cuenta de hechos que pudieran revestir carácter de delitos, sí de irregularidades administrativas. Ahora, si usted me pregunta si hubiéramos llevado como candidato a alcalde a Marcelo Pereira después del informe de Contraloría, probablemente no. Aun cuando el informe no da cuenta de hechos constitutivos de delitos, se dio a conocer después que Marcelo Pereira había sido inscrito o proclamado como candidato a alcalde”.

-¿Cree que Marcelo Pereira y Juan Carlos Rojas deberían ser expulsados de la colectividad?

“Por lo pronto, Marcelo Pereira ha sido suspendido de su militancia, él ha estado de acuerdo con esto. Es lo mismo que ocurrió con la situación del senador Jorge Pizarro cuando fue formalizado en una investigación y él mismo pidió suspender su militancia. Bueno, acá corre lo mismo. Si bien no hay una formalización por parte del Ministerio Público, creo que lo lógico es que opere esta suspensión. La Democracia Cristiana tiene en sus normas estatutarias y un código de ética que determina que cuando un militante es formalizado, es suspendido de su militancia. Cuando un militante es condenado por la justicia, es expulsado. Es un poco la misma doctrina que se aplicó al exalcalde, Pedro Velásquez”.

-¿Cuánto daño le ha hecho a la DC este comportamiento en la administración municipal de Coquimbo?

“Por supuesto que le ha hecho daño a la DC y el principal fue electoral. Perdimos las elecciones en Coquimbo, las perdió Marcelo Pereira, y la ciudadanía nos pasó la cuenta por estas situaciones que ya venían consignadas en el informe de Contraloría, no obstante que se han ido subsanando en el tiempo, porque entiendo que ya no existen dobles contratos. Hace tiempo ya no está arrendando una casa a nombre del municipio”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X