Crédito fotografía: 
cedida
Si bien reconocen que se ha ido cancelando, el presidente regional del gremio subraya que la deuda existente aún es grande y que son muchos los que tienen años sin sus cotizaciones al día, y otros, además, que han perdido seguros que tenían contratados. Desde la Corporación Gabriel González Videla sostienen que han realizado esfuerzos para poder regularizar.

Desde el gremio de profesores insisten en que se cumpla con el pago de las cotizaciones previsionales que la Corporación Municipal Gabriel González Videla mantiene impagas, en algunos casos, por años.

El presidente regional del Colegio de Profesores, Mario Sánchez, reconoce que si bien es un tema complicado y han hecho cancelaciones, la deuda existente aun es grande, lo que les provoca una serie de problemas a los docentes.

Los profesores explican las dificultades que han enfrentado por la deuda que mantiene su empleador. Por ejemplo, señalan que muchos no tienen casa y que no pueden postular a crédito hipotecario porque mantienen deudas, ya que no solo se les deben las cotizaciones, sino que tampoco se han cancelado algunos préstamos, e incluso seguros que tenían contratados los han perdido porque no se cumplió con los pagos, lo que les ha provocado un daño grande.

Sánchez plantea que este no es un problema reciente, ya que la deuda nació con la Corporación en los años 80, la que fue aumentando con el tiempo.

“Los primeros administradores de la Corporación lo que hicieron fue patearla hacia adelante nomás. Estamos hablando de que en los tiempos de Adriana Peñafiel, y ya en la administración de Raúl Saldívar, la deuda estaba alcanzando cifras muy altas. En ese tiempo estábamos hablando de cerca de 4 mil millones de pesos”.

Precisa que hay que separar las instancias, ya que una cosa es la deuda previsional, pero otra son las deudas en salud, en los compromisos individuales como préstamos y seguros que se han perdido porque no se han pagado.

“En el año 2014 y 2015 nosotros hicimos movilizaciones bastante grandes y llegó el gobierno central a tratar de resolver el tema, pero las visiones eran muy diferentes”, afirma.En este punto menciona que “por ejemplo, el encargado nacional, que tenía que ver con los dineros del ministerio, dijo que la mejor solución era cortar gente. Nosotros dijimos que no, porque no era que sobrara, sino que había que organizarla bien nomás. Hubo participación de la Contraloría, se logró disminuir la deuda en forma sustancial, pero eso no significa que la deuda que hoy existe no sea alta”.

Por otra parte declara que “el propio sostenedor, Patricio Bacho, dijo que la deuda ascendía a unos 1.600 millones de pesos, pero yo creo que es más que eso, aunque cuesta cuantificarla, porque nosotros tenemos datos concretos del último tiempo, del 2015 a la fecha, pero las deudas que todavía se sostienen de los años 80 son muy difíciles de catastrar por la forma como se manejaban los dineros de las AFP”.

Explica que hoy los recursos vienen “con nombre y apellido”, pero en esos tiempos venían en lote y cuando se traspasaban los fondos se hacía sin identificar de quiénes eran.El dirigente menciona que esos problemas complican a la hora de ver la documentación de los profesores que hoy jubilan y añade que hoy los más perjudicados son los docentes que participan de los proyectos PIE, como psicopedagogos y educadoras diferenciales, que pueden haber ingresado el año 2015 a la Corporación y que desde esa fecha no tienen previsión, es decir, seis años de deuda en algunos casos, mientras que profesores afectados señalan que desde la Corporación se han comprometido varias veces a solucionar y pagar lo adeudado, pero esto no ha ocurrido.

El presidente regional también reconoce que ha habido pagos, “pero no es suficiente, porque el problema persiste y eso es más bien un tema estructural que tiene el sostenedor, en el sentido de cómo se trabaja”.

Sobre esto, remarca que “una cosa es como se maneja el tema administrativo y otra cómo trabajan los ministerios y todas las instituciones que tienen que ver con el tema previsional”, porque tampoco tendrían un modo de trabajo que ayude.

Cita como ejemplo que la Corporación envía al ministerio la deuda o trata de saldar la deuda en cierta fecha, pero resulta que cuando se envía, ya el período se cerró en el ministerio y hay que esperar otro tiempo más. Entonces, esos períodos de trabajo que tienen, que duran cierta cantidad de días en el mes, a veces no concuerdan con la forma de trabajo que tiene el sostenedor.

Por eso, Mario Sánchez considera que hay todo un sistema que se hace cómplice de la deuda, porque no ayuda a resolverla, sino que la complejiza.

Desde la Corporación Municipal, Gabriel González Videla, el secretario Patricio Bacho, señaló ayer sobre el tema que “a pesar de la problemática de financiamiento estructural e histórica que afecta a la educación municipal en Chile, de la cual La Serena no ha estado exenta durante décadas, en el último tiempo hemos realizado esfuerzos para regularizar el pago de imposiciones a nuestros profesores, buscando avanzar en el cumplimiento de los compromisos asumidos con cada uno de ellos. De igual modo, tenemos diálogo permanente con sus dirigentes, a fin de mantenerlos informados sobre esta situación”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X