Crédito fotografía: 
Cedida
Narró que estuvo dos semanas en coma, tiempo en que se dedicaron a cuidarlo, atenderlo y a salvarle la vida. De paso llama a las personas a que se cuiden, porque el virus “es muy agresivo” cuando ataca.

Galenzo Ávila Araya, un adulto mayor que se contagió con Covid-19 y que estuvo al borde de la muerte dio cuenta de la terrible situación que le tocó pasar.

Según cuenta, tomaba todas las precauciones pertinentes para evitar el contagio, sin embargo -no sabe cómo- adquirió el virus.

“Las pocas veces que tenía que salir tomaba todas las medidas, incluso caminaba por las calles o veredas donde no había personas ni movimiento, evitaba todo contacto, pero lamentablemente después de un año me tocó a mí. Este virus es tan agresivo que me tomó igual y caí”, señala.

Precisa que comenzó a sentir los primeros síntomas, aunque pensó que se trataba de un resfrío, pero comenzó a sentir malestares más fuertes, por lo que concurrió al consultorio donde le practicaron un PCR y resultó salió positivo.

“Rápidamente me puse muy complicado, llamamos a la ambulancia y me vino a buscar inmediatamente, fui internado, pero me puse grave y al otro día me tuvieron que intubar y eso fue el último mensaje que le envié a mi familia. Fue todo muy rápido, de ahí no me acuerdo más porque caí en coma por dos semanas y por lo que me comentaron después es que estuve en riesgo vital”.

Cuenta que estuvo en estado grave, ya que el virus le atacó el pulmón izquierdo, llegando el momento en que los médicos ya no sabían qué hacer, puesto que no evolucionaba y el pulmón comenzó a llenarse de líquido, lo que obligó a uno de los médicos a tomar una medida extrema y optó por aplicarle un sistema de drenaje.

Después de esa intervención recién comenzó a presentar leves síntomas de recuperación y poco a poco comenzó a salir adelante.

“Eso es lo que me permitió volver a la vida. En mi gravedad me acuerdo que escuchaba a una enfermera que me decía ‘vamos, vamos, si usted puede’”, recuerda.

Narra que en su estado crítico llegó un momento que pudo ver a sus seres ya fallecidos, como su abuelita de parte de su madre. Pero lo importante que quiere resaltar hoy, es un profundo agradecimiento a aquellos profesionales que lo atendieron en el Hospital San Juan de Dios de La Serena, ya que plantea que sin su compromiso, sus atenciones y su preocupación a diario, él no estaría con vida en estos momentos.

“Un agradecimiento desde la dirección del hospital, a todo el personal. Le agradezco infinitamente a las personas de la UCI, de la UTI, a la gente de medicina, porque el hospital estaba lleno, se preocuparon de mí y primero que todo, me devolvieron la vida. La atención extraordinaria, porque están con el paciente a pesar que tienen mucho trabajo”.

Finalmente llamó a las personas a cuidarse, porque el virus es terrible, según comentó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X