Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El acto en memoria del joven abatido por militares en noviembre de 2019 terminó sin incidentes. Al cierre de la jornada, en tanto, manifestantes levantaron escaramuzas en el centro de la ciudad, lo que dejó como saldo nueve detenidos.

 

“No quiero que terminado este acto y realicen su marcha, salgan a hacer destrozos a la infraestructura de La Serena. No utilicen el nombre de mi hijo, que no sea una excusa para cometer actos vandálicos”. Con estas palabras, la madre de Romario Veloz, Mery Cortez, le pedía a la cincuentena de personas que habían participado en el acto de conmemoración del segundo año de la muerte del joven en el sector de Mall Plaza, que la jornada pudiese terminar sin incidentes.

La actividad se desarrolló en el monumento levantado en el mismo lugar donde Romario cayó luego de recibir un disparo mortal por parte de una patrulla de militares que llegó a resguardar el centro comercial el pasado 20 octubre de 2019, en el inicio del estallido social en la zona.

En este contexto, Mery Cortez agradeció la gran cantidad de personas que llegaron a recordar a su hijo en una fecha tan compleja para ellos como familia.“Las muestras de amor han sido tantas que me impulsan a seguir adelante con mi lucha por saber la verdad”, dijo emocionada.

Asimismo, valoró el actuar de los asistentes a la conmemoración, destacando que se comportaron correctamente, como siempre lo han hecho en los actos donde se ha recordado a Romario. “La gente es muy piola, como siempre decía mi hijo”, señaló Mery Cortez.

 

Verdad, justicia y reparación

La madre de Romario espera que el próximo 2 de noviembre, cuando se inicie el juicio oral contra el capitán de Ejército José Faúndez, se pueda conocer quién fue el autor del disparo que le costó la vida a su hijo.

“En el Ejército por fin entendieron que debían realizar el sumario administrativo dentro del regimiento. Faltan 15 días para que esté el resultado de este informe”, afirmó esperanzada.

En esa línea, Cortez recalcó que busca verdad, justicia y reparación. También espera que no se vuelvan a repetir hechos similares en el país.

Por otro lado, afirma que le molesta “que el capitán Faúndez todavía esté en el regimiento, no le han dado la baja, está gozando de sus privilegios”, por lo que sostiene que “la idea es que le den la baja y pague en cárcel civil como debe ser”.

Recordemos que al oficial de la institución castrense se le acusa de ser quien ordenó los disparos que provocaron la muerte del joven. Además, según la investigación del Ministerio Público, la presunta instrucción de Faúndez habría ocasionado que otras dos personas resultaran con lesiones que fueron catalogadas como graves.

 

Marcha hacia el regimiento

Pasadas las 19:00 horas, las personas presentes en el acto comenzaron a marchar en dirección al Regimiento de Infantería Nº 21 Coquimbo para hacer presente su malestar por el actuar de la institución en este caso, que consideran negligente.

La columna de personas llegó hasta las puertas de ingreso del recinto militar, en calle General Novoa, donde comenzaron a gritar consignas y hacer rayados.

Un grupo encaró a los soldados de guardia y lanzó algunos objetos, pero fueron calmados por los familiares de Romario Veloz.

Tras estar unos 20 minutos en el lugar, los manifestantes comenzaron a retirarse, sin generarse mayores incidentes.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X