Crédito fotografía: 
Cedida
Desde diferentes rubros se mostraron contentos por las precipitaciones en las cumbres provinciales, ya que estas significan un pequeño alivio en medio de la sequía.

El Ovallino

Durante la noche del martes y madrugada del miércoles se presentaron precipitaciones en algunos puntos de la provincia del Limarí. La más llamativa de esas se dio en la cordillera, que se cubrió de blanco.

Según informaciones de Ceaza, en el sector de Tascadero, comuna de Monte Patria, se registraron 35 cms de nieve caída, el mayor registro de la jornada a nivel regional seguido por el sector de Casa del Canto en Illapel, donde se anotaron 30 cms.

Estas fueron buenas noticias para diferentes rubros de la provincia. Por ejemplo, desde la Agrupación de Crianceros de Tulahuén valoraron el aporte que esto significa para sus animales en términos de agua y alimento (por el pasto regado).

“Nevó hacia la cordillera, no en el pueblo, pero esto sirve porque así tendremos agua para nuestro ganado, es primera vez que cae nieve este año, es indispensable para nosotros y para la agricultura que caiga nieve en la cordillera, quizás cayó poco, pero es mejor que nada, ya que estamos todos muy complicados con la sequía, muchos crianceros han perdido animales y ha bajado su producción, por eso esto entrega esperanza, ojalá antes que acabe agosto vuelva a nevar hacia la cordillera”, manifestó María Ochoa, representante de los crianceros de Tulahuén.

Por su parte, el seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, enfatiza en que si bien aún se está lejos de superar la crisis hídrica, todo el agua que se deje caer será bienvenida. “Hay que recalcar que todo lo que sea precipitaciones y acumulación de nieve en la cordillera, que es como nuestro embalse natural, es positivo, ya que vienen a sumar en la situación que estamos viviendo de déficit hídrico, todavía seguimos viviendo una situación bastante compleja por el déficit sobre el 80% en la región, el sistema está muy vulnerable, por lo tanto todo lo que llegue será beneficioso para el sector”, dijo la autoridad regional.

Otro rubro que valora las precipitaciones es el Turismo, así explicó Miguel Rojas Castillo, quien es dueño de unas cabañas en Tulahuén, “en los cerros cae nieve unas dos o tres veces al año, en el pueblo pasa cada cinco años más o menos, en los años buenos cae nieve y queda bien bonito, cuando eso pasa la gente siempre quiere venir a ver. Antiguamente me arrendaban muchos extranjeros, como venezolanos y colombianos, porque ellos en su país no tenían la facilidad de ver la nieve”, señala el emprendedor, quien reconoce que la demanda extranjera ha decaído por la pandemia, pero que de todas maneras a nivel nacional dos personas consultaron sobre la disponibilidad en las últimas horas.

 

Lluvia no suficiente

La nieve no fue la única protagonista de la jornada, ya que el agua en su estado líquido también se dejó caer en algunos puntos de la provincia, siendo la comuna de Combarbalá la más beneficiada al registrar 13.4 mm de agua, según informó el Ceaza.

El alcalde de Combarbalá, Pedro Castillo, detalla las cifras que grafican la sequía por la que atraviesa la zona, “siempre las precipitaciones son muy bienvenidas en nuestra comuna, considerando la grave escasez hídrica que estamos enfrentando hace tanto años, en esta oportunidad ha habido un conteo de alrededor de 13 mm, que sumado a lo precipitado en el año da un total de 38 mm de agua, lo que dista demasiado de los 200 mm que recibimos en un año normal, estamos en unos de los años más secos de nuestra historia reciente”, apuntó.

El edil agrega que para enfrentar esta situación serán importantes las decisiones que se tomen a nivel central, “esperamos que estas señales sean tomadas por el gobierno regional y nacional para que las medidas de auxilio a nuestra comunidad se puedan agilizar, pero también, se avance en aquellas medidas que buscan adaptarnos a este nuevo escenario climático de bajas precipitaciones y de continua sequía, la cual está afectando nuestra actividad agrícola pero también la subsistencia de las personas”.

Desde la Seremi de Agricultura señalan que según los pronósticos no se visualizan nuevas precipitaciones, al menos en el corto plazo, por lo que deben optimizar el agua, “fue un año muy seco en comparación a otros, todavía estamos en invierno y ojalá tengamos algunos sistemas frontales, pero la situación es bastante difícil y por eso estamos ejecutando las medidas que sean necesarias para poder focalizar los recursos que tenemos disponibles”, sentenció Rodrigo Órdenes.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X