• Los jóvenes dicen que hay poco espacio para practicar deportes y que, por otro lado, los adolescentes tienen pocas oportunidades.
Crédito fotografía: 
Cedida
Señalan que el lugar donde se ha emplazado tiene un alto valor, tanto desde el punto de vista ambiental como geológico, y afirman que estaría siendo destruido. Jóvenes que ocupan el lugar descartan daño e indican que han recuperado el sector.

Un total de diez organizaciones sociales de Tongoy, entregaron una serie de argumentos por los cuales se oponen  a que jóvenes estén utilizando el sector del “Cerro de La Virgen” como una pista de descenso y Dirt Jump, ya que el lugar tiene un valor incalculable desde el punto de vista ambiental.

Mediante una declaración firmada por las organizaciones sociales, donde se cuentan juntas de vecinos y agrupaciones culturales y patrimoniales, señalan que ningún tongoyino que se precie de tal se opondría a que los jóvenes locales practiquen deporte.

Advierten que hay desconocimiento del valor que tiene el lugar donde han autoconstruido pistas de descenso en el sector conocido como “Cerro de la Virgen”, pero que fue declarado “Parque Víctor Domingo Silva”, el cual tiene un alto valor desde el punto de vista ambiental, como geológico, correspondiendo la cima al Complejo Volcánico Agua Salada del Jurásico medio superior, “cumbre que efectivamente conformó una isla en tiempos del pleistoceno, hace millones de años”.

Indican en el documento que se trata de  “uno de los pocos lugares de Tongoy, destinado a conservar aún parte de su flora nativa y endémica, otorgándole este hecho un valor bio ecológico también invaluable. Esto hace que el parque sea un atractivo turístico en sí mismo, de alta jerarquía. Este lugar al no ser intervenido por viviendas u otras construcciones, permite su visitación, interpretación y disfrute en condiciones de pristinidad. No podemos destruir un lugar único que pertenece a todos, para realizar una actividad que se pude hacer en otros lugares y que satisface solo el interés de algunos”.

Más adelante señalan que “quien propone seguir con esta pista para ciclistas, poco o casi nada sabe del valor de este parque, el meter maquinaria pesada al lugar fue un acto de profundo desconocimiento, irresponsabilidad y un hecho ilegal, al carecer de toda autorización formal. El parque fue diseñado para que en su sector poniente existiera la mínima intervención, por eso la carencia de senderos, estos estaban en el sector oriente o entrada al parque los que varios de ellos fueron destruidos por dicho circuito, causando grave daño tanto a la vegetación xerófita como a los pequeños y escasos senderos que allí fueron creados de esa manera, para mantener las características del parque”.

Sociabilizar proyecto

Los miembros de las organizaciones sociales sostienen que cuando se tiene un proyecto, “lo que corresponde es sociabilizar la propuesta y pedir las autorizaciones antes de iniciar la intervención. Actualmente se pretende pedir autorización ya consumados los hechos, planteando que se harán nuevos senderos y bancas. Sin embargo, la intervención ya está hecha, generando un deterioro visible, y nos parece que prácticas viciosas como estas, no se pueden permitir. Con este atropello queda demostrado el desprecio a los habitantes del sector, el nulo interés por el lugar y por informarse”.

Además, agradecen a los antiguos habitantes de Tongoy y sus autoridades que supieron valorar el sector, contribuyendo a su conservación y protección. “Este sector es fundamental para desarrollar un turismo de calidad, conteniendo el mirador turístico más importante de Tongoy, sector que también puede ayudar a los jóvenes, que les guste trabajar al aire libre, desempeñarse como guías turísticos”.

Dicen que no es posible, un Bike Park o pista para bicicletas en el Cerro de la Virgen, ya que dada la superficie del parque, este no puede acoger una infraestructura para circuitos de mountain bike, ya que tiene una intervisibilidad muy expuesta y la vegetación que allí existe es vulnerable y cada vez más escasa, por lo que no se puede extraer ni pisotear. Además indican que estos circuitos atraerán a otras personas, generando una mayor presión al lugar, ocupando sitios que la Conaf ha tratado de recuperar, por lo que solicitan el retiro de las instalaciones.

Jóvenes responden

Ariel Prohens, vocero de los jóvenes que practican actividades con bicicletas en el lugar, señala que la pista de descenso fue creada en conjunto con la delegación municipal el año 2008, con el apoyo del municipio.

“En la primera carrera que hicimos participó hasta el mismo alcalde Óscar Pereira. Nos ayudaron en todo lo que les pedimos. Nos prestaron camión, máquinas, personal y nos dieron los permisos, fue construido bajo su consentimiento”, indica Prohens.

Años después, en el 2014, los jóvenes que ya tenían unos 25 años se alejaron del deporte dando paso a los más chicos y posteriormente el cerro quedó en abandono. Pero a fines del 2017, algunos volvieron a la bicicleta y comenzaron a limpiar el lugar para volver a utilizarlo y echaron a andar todo, pero comenzaron a aparecer algunas organizaciones que se oponían e incluso “algunas dicen que llevan más de 20 años trabajando para cuidar el ecosistema, yo me pregunto dónde estuvieron ellos en estos 20 años, cuando nosotros estábamos destruyendo el cerro como ellos dicen. No estaban ahí, no estuvieron en ningún momento y las carreras no eran de 10 personas, eran de 300 y 400 personas que estaban en el cerro, no eran cosas que pasaban desapercibidas”.

Finalmente, Ariel Prohens, dice que hay conflictos de interés y que incluso han tratado mal a la delegación Municipal.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X