Crédito fotografía: 
Cedida
Presidente del gremio sostiene que no se trataría de casos aislados y que producto de la pandemia han aumentado el número de atenciones a mascotas y en situaciones críticas las personas se alteran, pero remarca que eso no puede llevar a ataques a los profesionales.

El presidente del Colegio Médico Veterinario Coquimbo La Serena,Fernando Costa del Río, denunció que veterinarios de la zona están siendo agredidos físicamente y los están funando en redes sociales por situaciones absolutamente incomprensibles.

El profesional explica que con la pandemia, como gremio se han visto en la necesidad de aumentar los turnos de trabajo, porque se ha incrementado notoriamente la demanda de servicios médicos veterinarios, lo que podría estar relacionado con el alza de adopciones de mascotas y con el tiempo que la gente permanece en sus casas producto de las cuarentenas y “le ha permitido darse cuenta que sus mascotas presentan algunos problemas de enfermedad, con lo que también ha aumentado la cantidad de casos clínicos dentro de la conurbación de La Serena-Coquimbo”.

Dentro de esta contingencia, en algunas intervenciones no ha habido buenos finales y hay mascotas que han fallecido, lo que ha significado que los dueños hayan reaccionado mal y se fueran contra los profesionales veterinarios.

Según explica Fernando Costa del Río, también han debido enfrentar otro tipo de dificultades que dicen relación a los valores y precios que se cobran, pero “hay cosas que se han encarecido y los servicios también se han encarecido, por efecto de que la mayoría de los insumos clínicos, de la parte cirugía, hospitalizaciones y servicios médicos en general también se han ido encareciendo, porque son los mismos insumos que usan en la primera línea en el combate contra el Covid”.

El dirigente del Colegio de Veterinarios reconoce que ha habido molestias por las alzas, pero también por los finales que han tenido algunos casos clínicos, que está dentro de las posibilidades, “pero la gente frente a la frustración de perder a una mascota ante un proceso de una enfermedad o cirugía, asume inmediatamente un proceso mental que lo asocia a negligencia, sin tener las pruebas suficientes para poder justificar ello”.

Debido a lo anterior indica que han surgido agresiones, las que, explica, se hacen por distintas vías y que ellos como gremio rechazan de plano, porque quienes tienen la profesión médica conviven a diario con la vida y la muerte de sus pacientes.

Por eso, señala que muchas veces cuando llegan con las mascotas a pedir atención, ya han esperado mucho tiempo y el animal llega a la clínica en estado de gravedad compleja. O bien, se han dejado estar con las vacunas y el paciente llega, por ejemplo, con una gastroenteritis hemorrágica severa, que no ha sido posible revertir, pero el fallecimiento se lo adjudican a una negligencia del médico veterinario.

“Hay distintas formas de cómo se enfrenta la responsabilidad por parte de los propietarios que no es la ideal y hace generar en algunas ocasiones este tipo de conflictos y actuar de mala forma frente a un momento tan doloroso como es la pérdida de una mascota”,

Además de este tipo de reacciones, Fernando Costa dice que también los veterinarios están siendo amedrentados.

PÉSIMA EXPERIENCIA



La veterinaria Carolina Moya, es una de las profesionales agredidas, cuenta que en su clínica, que contaba con peluquería dentro de las atenciones, una mascota entró repentinamente en crisis con un paro cardiorrespiratorio, por lo que se le prestaron todas las atenciones, pero lamentablemente falleció.

Dice que conocía a la perrita, porque la había atendido y se les había recomendado a los dueños que la mantuvieran en evaluación, porque presentaba alguna signología (alteraciones en el organismo) clínica. Pero tras fallecer, el dueño se descontroló y “empezó a agredirnos verbalmente y se abalanzó a golpearnos. Me encerré en la consulta y llamé a Carabineros”. Posteriormente comenzaron las amenazas por redes sociales de manera indecible, por lo que debió cerrar por una semana y posteriormente, tras el temor que le quedó, debió acudir a asistencia médica, la que aún mantiene.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X